A comienzos de este mes las noticias internacionales estuvieron marcadas luego de conocerse que el avispón asesino había llegado a Estados Unidos y se estaba expandiendo, lo cual ha encendido las alarmas en varios países de América Latina.

La peligrosidad de este insecto radica más allá de su monstruoso tamaño, pues puede llegar a medir hasta siete centímetros, sino también porque entre su menú está el devorar abejas y porque es uno de los insectos más venosos de la Tierra.

Aunque los ataques a los humanos no son frecuentes, el pasado fin de semana un medio español informó que un hombre de 54 años murió luego de ser picado en su ceja por el avisón asesino.

‘La voz de Galicia’, un periódico español, reveló que Daniel García Doval murió este domingo a causa de esta picadura cerca de Santiago de Compostela, en el noroeste de España.

De acuerdo con este medio, el señor era un aficionado a la apicultura y que ese día se encontraba trabajando en un colmenar de su propiedad junto a un vecino cuando encontró el nido de avispas velutinas, mejor conocidas como avispones asesinos.

Publicidad

Cuando el hombre descubrió el nido fue picado por uno de estos gigantescos insectos en su ceja. Daniel se desvaneció poco después en su casa, que no estaba muy lejos de donde sucedió la picadura.

El periódico El Correo Gallego dio a conocer que, aunque acudieron los servicios de emergencia, estos no pudieron salvarle la vida y que el hombre fallecido no era alérgico al veneno de las avispas.

Según estos medios locales también se harán más investigaciones por la repentina muerte de este hombre, ya que, si bien el veneno de este insecto sí puede matar a humanos, para que esto ocurriera la dosis tendría que ser en cantidades consideradas y no con una sola picadura.