El patrullero que disparó hace cinco años contra el artista callejero Diego Becerra podría recuperar su libertad, porque en julio se cumple el plazo para que se defina su situación en juicio y la próxima audiencia está fijada para agosto. Por la misma razón, los jueces ya han tenido que ordenar la libertad de los coroneles que encubrieron el crimen y del abogado que organizó la falsificación de la escena del crimen.