Mauricio Parra Rodríguez, solició su sometimiento a la JEP el 2 de mayo de 2018, quien fue acusado en la justicia ordinaria del delito de lavado de activos para las Farc-EP y por el homicidio del señor Alonso Orjuela Pardo.

En primera instancia, el pasado 13 de mayo de 2019, la Sala de Amnistía o Indulto le otorgó a Parra Rodríguez la libertad condicionada por el delito de lavado de activos, en calidad de colaborador de las Farc-EP. Pero “por el delito de homicidio, en la persona del señor Alonso Orjuela Pardo, esa misma Sala negó el beneficio de libertad condicionada, concluyendo que el mismo no fue cometido para apoyar la acción de guerra de las Farc-EP”.

Parra Rodríguez impugnó esa decisión, correspondiéndole a la Sección de Apelación resolverla.

Según la JEP, “la Sección de Apelación, con base en el material probatorio disponible en esta etapa procesal, concluyó que es posible afirmar que Parra pudo ser integrante de las Farc por más de 15 años y cumplir una función continua, bajo la dirección de un mando responsable de la exguerrilla. En tal condición habría actuado para lavar activos de la desmovilizada organización, por lo que modificó la decisión de primera instancia”.

Con relación al homicidio, “la Sección de Apelación confirmó que ese delito no tiene relación con el conflicto armado y no fue cometido en razón del vínculo de Parra Rodríguez con las Farc-EP, razón por la cual este proceso debe continuar en la justicia ordinaria. En tal virtud, Parra Rodríguez continuará privado de la libertad por este delito y a cargo de la justicia ordinaria”.