Hormigas que invadieron la infraestructura, gatos callejeros, ratas y hasta ataúdes abandonados encontró esta madrugada la Superintendencia de Salud en el hospital San Jerónimo de Montería, durante la toma de posesión que fue ordenada ante las múltiples irregularidades detectadas.

En general la Superintendencia halló pasivos por 55 mil millones de pesos, equipos destruidos, medicamentos vencidos y moras en el pago de la nómina.

La intervención del hospital se realizará por 6 meses hasta estabilizar la prestación del servicio y lograr equilibrarlo personalmente.