Esta cuarentena demuestra que invertir en proyectos, como el que verá a continuación, es una de las mejores formas de favorecer el futuro de una familia. Incluso en el contexto del coronavirus y sus efectos en la economía colombiana.

En la avenida principal del municipio de Zipaquirá (Cundinamarca) se está levantando un hotel temático, en honor a las industrias metalmecánica, química, de la construcción, el petróleo, metales y piedras preciosas, que ofrece una experiencia sin igual en Colombia.

Este es uno de los edificios de los Hoteles La Mina, un proyecto del grupo empresarial Holding Ingeniería SAS, que a corto plazo también construirá un hotel de turismo saludable con medicina preventiva y alternativa, bajando así las radiaciones de los celulares y computadores en Tocaima (Cundinamarca) y Guatapé (Antioquia).

La sede de Zipaquirá está inspirada en la Catedral de Sal, donde el huésped se siente como en una mina real, pero sin dejar de lado las comodidades de un hotel de categoría.

En Hoteles La Mina invitan a los estudiantes universitarios y profesionales a conocer más de esta «oportunidad de negocio para que produzcan desde sus casas».

Vea en la página web oficial del proyecto más fotos y detalles.

Publicidad

Foto: cortesía.

La estructura de 12 pisos, actualmente en obra gris y en espera de entrar en funcionamiento, está adecuado con 114 habitaciones (de estos, 54 son suites y 24 apartamentos hoteleros); un salón de convenciones, salas de negocios y locales comerciales.

Para la comodidad, el lugar también ofrece sauna y turco, dos restaurantes, parqueadero y hasta salón de belleza y know working para sus negocios.

En la terraza, las personas podrán contemplar el paisaje de la sabana desde un sky view lounge con servicio de parrilla y bar.

Turismo integrado

Foto: iStock.

Los hoteles de La Mina estarán vinculados a planes de turismo que, en el caso de Zipaquirá, por ejemplo, incluirá un paquete con entrada a las minas de sal de la región (Zipaquirá y Nemocón), el Parque Jaime Duque y el Museo Espacial.

Asimismo, habrá opciones para los viajeros interesados en el ecoturismo, que incluyen planes como la pesca en embalse del Neusa, donde deleitarán diferentes sabores gastronómicos propios de la región, como la trucha; caminata al Alto del Águila; un almuerzo campesino en Pantano Redondo; Sesquilé con canotaje sobre una ciudad hundida, entre otros.

En cuanto a las personas que disfrutan los deportes extremos, el hotel los agregará a un paquete de actividades como escalada en las rocas de Suesca, parapente en el cerro del Pionono (Sopó), Bungee jumping en Chocontá y canotaje en Tobia.

¿Por qué invertir en La Mina?

Mientras un CDT puede tener una rentabilidad muy baja, invertir en Hoteles La Mina garantiza una rentabilidad mensual fija del 0.4% mensual en el primer año, el 0.5% en el segundo y el 0.6% en el tercero. Incluso, puede ser más si se tiene en cuenta que es libre del pago de administración y servicios.

Por otro lado, siendo un proyecto hotelero, éste se encuentra excepto del impuesto a la renta por varios años, y empieza a recibir su mensualidad después de dos meses que entra el hotel en operaciones.

Los interesados en ser socios de este proyecto turístico para la región tienen dos opciones: pueden comprar uno de los apartamentos hoteleros o un porcentaje de estos (50 o 75 por ciento o el 100%). Llenando sus datos en este enlace puede recibir más información.

Después de dos años, si lo que quiere vender su inversión, Holding Ingenierías SAS se lo compra con un 15% más de la compra inicial.

*Nota patrocinada.