El 23 de febrero de 2002, Ingrid Betancourt salió de su casa en Bogotá rumbo a San Vicente del caguán, no se subió en el helicóptero que llevaba la comitiva, a Ingrid, en ese entonces candidata a la presidencia no la dejaron subir, ella entonces insistió en desplazarse al sitio por sus propios medios, nunca llegó, la secuestraron y hoy se cumplen 6 años desde que fue privada de la libertad.

Francia activó una campaña en favor de los rehenes en Colombia y en especial de Ingrid Betancourt, un bús de dos pisos, especialmente alquilado por el grupo “100 artistas y escritores por Ingrid”, inició un recorrido por París con el mensaje “Salvemos rápido a Ingrid”, junto a su foto cautiva en la selva, tal como aparece en su más reciente prueba de supervivencia.

En Bogotá también se llevarán a cabo actos pidiendo su liberación, el principal de ellos una misa a la que asistirán varios sectores de Colombia.

“La indiferencia pesa más que las cadenas”, es el mensaje que sus hijos se han encargado de divulgar en Francia y que se ha convertido en el símbolo del clamor de su libertad en el mundo..

Los medios de comunicación también estarán asociados a la acción, más allá de las informaciones que darán de las diversas manifestaciones.