Aunque el Ministro de Defensa asegura que las actuales organizaciones criminales no califican como paramilitares, Human Rights Watch muestra en un informe que los herederos de éstos tienen sus mismos comportamientos y alianzas con el establecimiento.