Luego de cantarle al Papa, los artistas del Idipron, de Bogotá, no se sienten más estrellas, sino más dignos y con un mejor lugar en la sociedad bogotana.

Noticias UNO