Preocupado por el alto grado de polarización que vive el país en esta contienda electoral, en la cual serán elegidos gobernadores, alcaldes, concejales y diputados, la Iglesia católica les solicitó este miércoles a los candidatos, por medio del monseñor Óscar Urbina, arzobispo de Villavicencio y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, «bajarles a la violencia y a las peleas» verbales.

«La violencia que se recrudece y la polarización política que se acrecienta son lamentables», advirtió monseñor Urbina durante la celebración del Tedeum (agradecimiento religioso), realizado con ocasión de los 200 años del desfile con el cual le fueron rendidos homenajes al Libertador Simón Bolívar tras el triunfo de la Batalla de Boyacá, y en el cual participaron la vicepresidenta de la República, Martha Lucía Ramírez, y los altos mandos militares y de policía.

El presidente de la Conferencia Episcopal también hizo una férrea defensa del proceso de paz porque «la paz se arruina cuando olvidamos la fraternidad», y agregó que «solo en un clima de paz se consolida el derecho, progresa la justicia, y repunta la libertad. Nuestro deber en la historia es reactivar, impulsar y querer la paz».

Por último, monseñor Óscar Urbina hizo un llamado para que en Colombia cese el ánimo de venganza que se respira en el ambiente: «Esta tierra colombiana tiene que salir de ese epicentro de divisiones, antagonismos, luchas y venganzas».