Las aguas aceitosas que transporta el río Lizama, en cuya ribera apareció un afloramiento petrolero que contamina su vertiente desde hace ya 23 días. Éste es el punto exacto en el que el petróleo de ese yacimiento encontró la superficie, escapando desde una posible fisura en los revestimientos del pozo, y estas las consecuencias que su contenido ha tenido en la fauna y flora de la región.

Le podría interesar: Ecopetrol informó sobre complicaciones en el pozo Lisama en 2017