Así se ve desde el aire el crudo del Pozo Lisama 158 que hace 23 días comenzó a aflorar en este y desde allí fluye hasta los cuerpos de agua. Los pescadores aseguran que el petróleo ya afectó la pesca en el río Magdalena y con ésta, a decenas de especies de ese ecosistema. La petrolera estatal asegura que ha podido bajar la presión y que empleará a los pescadores en la limpieza del agua.

Le podría interesar: Pobladores de Montecristo, Bolívar, afectados por compuestos tóxicos de la minería ilegal