Aunque los congresistas ya tomaron sus decisiones sobre el impuesto a las gaseosas, aún hace falta examinar el ejemplo mexicano, que con el impuesto está logrando salir del primer puesto de los países con mayor obesidad.

El sobrepeso y la obesidad en México llega al 70% en la población adulta por eso se impulsó y se implementó en el 2014 un impuesto del 10% y en el primer año de vigencia la reducción de consumo de bebidas azucaradas llegó al 17%.

En Colombia se calcula en 2 millones las personas diagnosticadas con diabetes y en obesidad se sobrepasa el 51% entre personas de 18 y 64 años.

Por eso el gobierno impulsa en la reforma tributaria un impuesto de 300 pesos por litro para las bebidas azucaradas. El Ministro de Salud se basa en los datos científicos y experiencia de otros países para que se apruebe este impuesto para ayudar a la salud de los colombianos.

Publicidad

Según las proyecciones en un periodo de cinco años, el impuesto evitaría más de 15 mil casos de diabetes y se salvarían 600 vidas y el sistema de salud se ahorraría al año más de 200 mil millones de pesos.