La Sección Quinta del Consejo de Estado inadmitió una demanda de nulidad que fue presentada en contra del acto administrativo mediante el cual se llevó a cabo el trámite y convocatoria para la elección del contralor general de la República.

El alto tribunal tomó la decisión al considerar que se debía era atacar el acto electoral definitivo, es decir, el que declaró a Felipe Córdoba como contralor general.

 Además, tampoco se allegó copia del acto que declara la elección, que es frente al cual debe dirigir la pretensión de nulidad electoral, que cumplió con las exigencias de  contenido y anexos de la demanda (contenidas en los artículos 162 y 166 de la Ley 1437 del 2011).