Gracias a labores de la Policía de Carreteras de Brasil, se logró la incautación de 899 kilos de cocaína que estaban ocultos en el fondo falso de una camioneta y embalados en bultos que, en algunos casos, tenían una foto del fallecido capo Pablo Escobar.

Esta aprehensión fue realizada en el marco de una revisión rutinaria de vehículos en el sureño estado de Paraná, en las cercanías de la ciudad de Sao José dos Pinhais, vecina a Curitiba, la capital regional.

Al parecer, el nerviosismo con el que el conductor actuaba llevo a que las autoridades hicieran más minuciosa la requisa.

De acuerdo con la Policía de Carreteras, la droga había salido de Sao Paulo y debería ser entregada en la ciudad de Paranaguá, en el mismo estado de Paraná.