El Ministro de Ambiente viajó con bomberos y fiscales al Caquetá, donde, según él, delincuentes han quemado la selva para reclamar como propio el suelo que hoy está en cenizas.