“Rogarle a Dios para que ahí esté él en esa lista” Johan Martínez y el profesor Gustavo Moncayo, son el padre y el hijo de los dos secuestrados más antiguos del mundo   Un niño de 11 años y un abuelo de 54, comparten hoy el mismo sueño…

Tener de vuelta, después de 11 años de secuestro, a Pablo Emilio Moncayo, el hijo del profesor que se ha recorrido el mundo a pié clamando por su libertad y a Jose Libio, el padre de Johan, un niño que no lo conoce, porque cuando ambos fueron secuestrados en la toma del cerro de Patascoy en 1998, el estaba apenas en el vientre de su mamá… Y que nunca desde que era chiquito ha dejado de gritarle a los 4 vientos que lo extraña y que lo espera…

“le compraría una tortica y le pediría la bendición…”

Por eso hoy, tanto el niño como el padre se aferran hasta de lo imposible para que Martínez y Moncayo estén incluidos en el diminuto grupo de liberados que anunciaron las Farc…

“espero que ahí esté mi padre…”

Así que mientras el niño juega al rescate imaginando de pronto que así será el de su padre, y el abuelo le canta a la esperanza recordando a su hijo..

ninguno oculta la angustia de pensar que no sean liberados,   Pero con la solidaridad que se forma en 11 años de incertidumbre, afirman que aunque no vinieran también se alegrarían. Así  la dicha no sea completa.