Malas prácticas de ingeniería han llenado de incertidumbre el proyecto Hidroituango, eso opina el gobernador de Antioquia.

«Esta obra está llena de incertidumbres y por eso estamos tomando medidas a la carrera, en el corto plazo. EPM no está aplicando como constructor adecuadamente la ingeniería de riesgos que nos tiene que llevar a prevenir a largo plazo. Y no hay buenas prácticas de ingeniería, tiene que ser muy fuerte el trabajo armónico entre el diseñador, el constructor y el interventor. Y uno ve que hay una gran cantidad de incoherencias entre esos tres actores, y eso es muy malo para las buenas prácticas de ingeniería», indicó el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez.

El gobernador tiene grandes dudas sobre las decisiones que ha tomado EPM, «si hace un mes o mes y medio, el vertedero estaba fluctuando, botando agua normalmente, en ese momento se debió haber tenido todos los estudios de riesgo y haber procedido a cerrar esas compuertas», añadió.

La obra tenía un costo de 9.6 billones de pesos. Con la contingencia se aumenta por lo menos tres billones más, sin contar con el tema de las multas.

«Pueden ser multas que estén llegando al billón de pesos cada año. Por cada año de retraso pueden existir un promedio de billón de pesos de multas», aseguró el funcionario.

Las cuentas de cobro de multas que EPM adeuda a la Gobernación de Antioquia por los hitos no cumplidos, hasta ahora ascienden a 100 mil millones de pesos.