Los indígenas aseguran que en sus protestas no hay intervención ni de guerrilleros, ni de paramilitares.