Como les contamos en nuestra emisión anterior, este fin de semana, efectivos militares mataron por equivocación a dos indígenas en Cumbal, Nariño… Los confundieron con ladrones de ganado…

Lucio Tapias afirma que uno de sus compañeros heridos fue rematado con un disparo en la cara… y que él mismo recibió una herida mientras le rogaba a un militar que no lo matara.

Él es Lucio Tapias, el miembro de la guardia indígena de los Pastos que sobrevivió de los disparos de los militares que dijeron haber confundido a cuatro nativos con ladrones de ganado.

“Nosotros no éramos los ladrones sino los dueños del ganado”

Dice que los militares no hicieron si quiera, el intento de preguntar quiénes eran.

“No preguntaron ni nada sino que se bajaron del carro y dispararon sin parar a los dos compañeros quedaron muertos”

Todavía nervioso y adolorido dice que no había razón para que los atacaran.

“los carabineros indígenas no teníamos bala”

Dice que parecía que los militares no fueran concientes del error.

“Uno de ellos quedó vivo pero ahí mismo al instante estaba a un metro enseguida donde mí cogieron y le pegaron en la cara entonces le remataron porque se movió”

Dice que se encontró de frente con uno de los militares y le rogó por su vida. “Le digo: Teniente no me vaya a pegar más, le digo no, no me mate, incluso digo no se mueva y cogió un tiro me lo pegó bajito del estómago”.

Publicidad

Su salud es muy delicada por múltiples disparos que recibió.

“La extremidad tiene un gran riesgo de tener una lesión vascular que podría poner en riesgo tanto la vitalidad de la extremidad como su vida propia”

“Soy el último hijo de mi padre”

Además de recuperarse, Lucio solo quiere que el ejército reconozca su error.