Con la propagación del coronavirus, enfermedad que ya infectó a casi 91.000 personas en más de 60 países, incluyendo Brasil, México, Argentina, Chile, Ecuador y República Dominicana. La prevención es inminente.

Mientras en China el número de nuevos infectados por coronavirus empieza a ralentizarse poco a poco, otros países viven una explosión de casos, lo cual tiene en alerta las autoridades, quienes se han vuelto más estrictos con los controles.

Uno de esos países es Tailandia, en donde en las últimas horas se conoció un video que generó la indignación de miles de personas en redes sociales, al ver cómo personas inescrupulosas vendían tapabocas usados como nuevos.

La denuncia la reveló el diario británico el Daily Mail en el que se ven a unos sujetos lavando cientos de tapabocas, después los planchaban para que tuvieran apariencia de nuevos y luego así poderlos venderlos nuevamente al norte de Bangkok.

Foto: The Nation News Network

Publicidad

La policía de este país allanó una casa en la provincia de Saraburi, al norte de Bangkok y capturaron a seis personas e incautaron miles de máscaras que fueron llevadas a un departamento de salud local para una mayor investigación.

Uno de los empleados capturados le confirmó a la policía que al día podían revender entre 300 y 400 tapabocas que son de uso desechable y se está buscando al dueño de la casa.

Pero ¿qué tan efectivos son los tapabocas para prevenir el contagio?

La Organización Mundial de la Salud ha aconsejado que lo más importante para prevenir es que las personas que se laven las manos al menos cinco veces al día con agua y jabón o desinfectante de manos para protegerse contra el virus.

David Carrington, médico del hospital de St George’s de Londres, señaló a BBC News que «las mascarillas quirúrgicas para el público no son una protección efectiva contra los virus o bacterias transportadas en el aire», debido a que son objetos demasiado «sueltos, sin filtros de aire y que dejan los ojos expuestos».

El doctor Connor Bamford, del Instituto Wellcome-Wolfson de Medicina Experimental, dijo a la BBC que ha sido «mucho más efectivo [que las mascarillas] cubrirse la boca al estornudar, lavarse las manos y no llevarse las manos a la boca antes de lavarlas».