Una investigación publicada en la revista médica “The Lancet” sobre la frecuencia y el impacto del consumo de alcohol, contradice la idea que, de forma moderada, este no causa daños de salud; pues tan solo en 2016, al menos tres millones de personas en todo el mundo murieron por problemas relacionados con el alcohol.

Beber tan solo una copa de vino o una cerveza al día, no es beneficioso; por el contrario, según el estudio, beber esa cantidad de licor al día durante un año, aumenta en un 0,5 por ciento la probabilidad de sufrir alguna enfermedad cardiovascular, diferentes tipos de cáncer, cirrosis, diabetes, entre otros.

Las bebidas alcohólicas están relacionadas con una de cada diez muertes entre los 15 y 49 años de edad.