Juan Carlos Madero, un experimentado ingeniero, capturado por el CTI, podría convertirse en uno de los principales testigos de la Fiscalía en el escándalo que sacude al país, por una red de chuzadas conformada por altos oficiales retirados.

La Fiscalía reveló que Madero ya entregó detalles sobre la red de interceptaciones ilegales. Incluso el ingeniero confirmó la existencia de la oficina paralela de chuzadas; e hizo graves señalamientos contra el senador Armando Benedetti.

En su declaración entregada a la Fiscalía, Madero explicó  que le pidieron más de 200 millones al senador para conseguir información sobre cuentas financieras de Lomaba, y sobre las actividades que realizaba el hijo del abogado.

Pero el testimonio de Madero, no es el único que confirma la existencia de la oficina de chuzadas.

La supuesta hacker de la organización, María Alicia Pinzón, también entregó detalles comprometedores de la red, entre ellos un disco duro de 500 gigas que contiene archivos como estos, con información sensible sobre las interceptaciones.

Este martes se definirá la suerte del general, quien podría ser enviado a prisión