La comunidad de La Lizama en Santander, donde ocurrió la tragedia ambiental del pozo 158, está denunciando la posibilidad de un nuevo peligro ambiental ante la probabilidad de nuevos afloramientos de crudo en un pozo aledaño.

El ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, aseguró que se registra un aumento en la presión del pozo Lisama Norte 1 P, por lo que fue necesario iniciar la evacuación de 33 familias (130 personas) de manera preventiva. 

Aunque la situación parece estar controlada, la comunidad manifestó su preocupación, “hay nuevos afloramientos, hay peligro de gas”, dijo Claudia Ortega, habitante de la zona.

Ecopetrol  indicó a los habitantes de los alrededores de La Lizama que tienen un plazo no mayor a 24 horas para que se trasladen.