El 3 de noviembre entrará en vigor el documento firmado por el presidente Donald Trump que impedirá el ingreso a Estados Unidos de inmigrantes sin seguro médico o incapaces de pagar sus gastos sanitarios.

En un anuncio presidencial, Trump señalo que «los inmigrantes que entren en el país no deben suponer costos más altos en nuestro sistema de salud, y por consiguiente en los contribuyentes estadounidenses» y añadió que «los inmigrantes legales tienen tres veces más posibilidades de carecer de seguro médico que los ciudadanos estadounidenses”.

El documento, que fue difundido el viernes, establece que el personal consular solo podrá otorgar visados a los inmigrantes que puedan probar que «no impondrán una carga sustancial» al sistema de salud de Estados Unidos”.

Esta se suma a la seria de reformas que la Casa Blanca ha impulsado en materia migratoria, además de haber pedido a las autoridades que lleven a cabo deportaciones masivas de personas que se encontraban de manera ilegal en Estados Unidos.