De la inspección judicial a las oficinas y los patios de la cárcel nacional La Modelo de Bogotá resultó la certeza de que el Inpec cedió el control la prisión a las autodefensas.

Los papeles demuestran que hubo unos cien reclusos y visitantes que entraron pero cuya salida nunca se registró.