Luego de interceptar comunicaciones contra la Policía en los radios de los escoltas de un exjefe de las Farc, la Policía de Urabá los capturó e incautó esos equipos por no tener licencia.