El presidente de Ecuador descubrió en su despacho una cámara espía que le habría dejado su antecesor y anterior mejor amigo, Rafael Correa, quien trina desde el exterior que si así logran probarlo regresará para entrar a la cárcel.

La distancia política entre el presidente de Ecuador Lenin Moreno y su antecesor Rafael Correa es un hecho cada vez más notorio. El actual jefe de Estado denunció que el servicio de protección presidencial detectó una cámara oculta en su despacho.

“La falta de delicadeza por lo menos decir, hace que el presidente Correa ni siquiera me comunique que existía esa cámara allí y que él le monitoreaba desde su teléfono celular” Lenin Moreno, presidente de Ecuador.

El mandatario ecuatoriano aseguró que no sabe cuántas veces ha estado funcionando el equipo de espionaje y que solo por  casualidad se le encontró cuando su esquema de seguridad sintió una fuente de calor desconocida y detectó la cámara encendida.

“Estoy extremadamente molesto y voy a iniciar inmediatamente una investigación”, agregó Moreno.

El expresidente Correa quien ahora reside en Bélgica, reaccionó en su cuenta de Twitter burlándose de su antiguo vicepresidente.

Publicidad

Y calificó al nuevo gobierno de manera displicente.

Aunque este capítulo parece risible, lo cierto es que denota la hondura de las diferencias entre Moreno y Correa desde cuando el actual mandatario se alejó de la línea de Rafael Correa e impulsa un gobierno de características políticas totalmente diferentes.

Noticias UNO