26 personas, entre ellos 12 niños, quedaron atrapados en un islote formado por la creciente de río Guatiquía en un sector de Villavicencio. La rápida reacción de la Fuerza Aérea, la Cruz Roja y la Defensa Civil, permitió su rescate.

Cuando el fuerte aguacero empezó a inundar las casas y a tapar las vías de acceso al barrio Parcelas del Progreso Bajo de Villavicencio, sus habitantes no tuvieron más opción que pedir ayuda.

Uno de los vecinos intentó salir con su familia pero su carro quedó atrapado.

Las insistentes llamadas de los damnificados alertaron a la defensa Civil y a la Fuerza Aérea.

Desde el aire solo se veía cómo el río Guatiquía inundaba poco a poco las humildes viviendas del islote.

Los pilotos lograron aterrizar. Solo hasta cuando aparecieron entre la oscuridad los chalecos de los rescatistas, notaron que entre sus manos salieron cubiertos con frazadas cuatro bebés. Atrás los niños más grandes y después, sus padres afanados porque la fuerza del Guatiquía los dejó sólo con lo poco que vistieron.

“Teníamos mucho miedo por los niños, había cuatro pequeñitos, de un año, de tres meses, de dos añitos”

Los militares no saben quién más quedó en el islote cubierto por la corriente del río y por la lluvia que no cesa de caer.

“Estamos en desarrollo de la operación de toda la evacuación del personal que nos requiera en ese sitio”

Estas personas dicen que lo peor está por venir.

“Por la noche están avisando que van a soltar la represa y es un peligro a ese lado”.

Los damnificados pasarán la noche en la base de la fuerza aérea, mientras alguien decide qué pasará con sus casas y con lo poco que la creciente les dejó.