Los animales salvajes no tienen posibilidades de supervivencia en las ciudades, pero en una reserva ambiental pueden causar alteraciones más graves. Por eso los invasores de los cerros orientales se enfrentan también a un delito ecológico.