El que iba a ser el salvador de Friogan, un inversionista particular que prometió entregar esta semana cien mil millones de pesos, resultó estar condenado por tráfico de armas de uso privativo de las fuerzas militares.

Pedro María Moreno también ha tenido otros líos penales y no dispone de historial crediticio en el país. Él llegó de la mano del presidente del fondo ganadero del Tolima.