La Procuraduría les abrió investigaciones por ejecuciones extrajudiciales y por no conocer con exactitud la causa del deceso de los cadáveres encontrados en Ocaña, Norte de Santander.

El procurador Edgardo Maya Villazón, dijo que los 111 casos hallados entre 2007 y 2008 los funcionarios participaron en  las labores de levantamiento de cadáveres y por eso les abrieron expedientes.

Frente al tema de los 25 militares destituidos por estos hechos, Maya Villazón destacó la determinación del gobierno y recalcó que hay que tener en cuenta que es una "inmensa minoría" la que está dañando la imagen de la institución.