Un equipo investigador del CTI viajó a Sucre para documentar los hechos que quedaron en evidencia en la llamada que hizo un exalcalde reclamando porque le estaban cobrando más de lo que podía pagar para que cerraran a su favor dos investigaciones.

La interlocutora del investigado había sido denunciada desde 2014 pero las quejas en su contra no tuvieron eco hasta que el CTI de Bogotá conoció la grabación.