Según lo dio a conocer la Procuraduría General de la Nación, por presuntas irregularidades en la venta de 80 mil cajas de aguardiente Nariño a una empresa distribuidora de la región, le abrió investigación disciplinaria al gobernador de Nariño, Camilo Ernesto Romero Galeano y a otros dos funcionarios del departamento.

Según lo han dado a conocer las investigaciones, la administración departamental habría asignado el convenio sin esperar, aparentemente, otras propuestas y sin verificar que la empresa contratante consignara la totalidad de las garantías para cubrir los $18.000 millones de pesos.

La apertura de la investigación también cobija a Mario Fernando Benavides, en su calidad de gobernador encargado de Nariño para la fecha en que ocurrieron los hechos, y Adriana Milena Amaya, como Subsecretaria de Rentas del departamento.