Sin tregua ni piedad el invierno se tomó viviendas, cultivos y vías, en gran parte del Magdalena Medio santandereano.

‘’Más de 500 familias afectadas con sus cultivos de pancoger y vías cerradas, se declaró la calamidad pública en el municipio de Cimitarra y el llamado importante, oportuno y urgente, para el Gobierno nacional y departamental para hacer la asistencia a esta población campesina’’, indicó el alcalde Cimitarra, Wifran Sabogal.

Lea también: Drama de un niño que fue quemado por cable de alta tensión y lo mandó al hospital 52 días

De día y de noche las lluvias no paran en esta región, tampoco las víctimas que lo perdieron todo.

‘’No hemos podido dormir, esta es la hora y estamos luchando con esta tragedia’’, aseguró el habitante del municipio damnificado, Nelson Vargas.

Pero no solo el Magdalena Medio está afectado, municipios del sur de Santander también viven la emergencia.

Le puede interesar: 30 capturas: cayeron los que habrían robado a ‘El Mulato’ Hernández

Publicidad

‘’Cerca de 300 familias afectadas por el desbordamiento del río Horta y el río Carare, un llamado a los alcaldes municipales a tener los planes de prevención y contingencia para evitar cualquier calamidad en cualquier desastre’’, manifestó el director departamental de Gestión del Riesgo, César García.

Las autoridades extreman las medidas en esta segunda temporada de invierno para evitar que se repitan las tragedias ocurridas a comienzo de año, ya que hubo diferentes represamientos, desbordamientos de ríos y quebradas, que cobraron varias vidas y dejaron millonarias pérdidas en vías, viviendas, y cultivos de pancoger.