El Gobierno iraquí prohibió la entrada al país para los ciudadanos iraníes, después de que en Irán se hayan registrado dos muertes por la enfermedad y varios casos de contagio.

En un comunicado, el Ministerio de Transporte iraquí anunció la suspensión de los vuelos de la aerolínea de bandera Iraquí Airways entre Irak e Irán hasta próximo aviso.

Asimismo, el Ministerio de Interior decidió suspender la concesión de visados en los pasos fronterizos terrestres a los ciudadanos iraníes que acuden a Irak para visitar las zonas religiosas y turísticas.

Sin embargo, la prohibición no se aplicará a las misiones diplomáticas de ambos países ni a los iraquíes que se encuentran en Irán, siempre y cuando se sometan a los exámenes médicos pertinentes y sean puestos en cuarentena por un periodo de 14 días.

Las medidas fueron adoptadas por esos departamentos después de que el Ministerio de Sanidad recomendara al Gobierno iraquí tomar precauciones para impedir la difusión del virus COVID-19.