El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, consideró que Irán traspasó la línea roja al lanzar ayer cohetes contra Israel desde sus bases en Siria, y manifestó que su país reaccionó destruyendo cerca de 70 objetivos iraníes.

En su primera declaración desde la escalada de violencia en la frontera norte de Israel, el primer ministro Benjamín Netanyahu le advirtió al líder sirio, Bachar al Asad, que mantenga a sus fuerzas militares fuera del conflicto.

El Ejército de Israel acusa a las fuerzas iraníes del lanzamiento de unos 20 cohetes hacia sus bases militares apostadas en la frontera con Siria. En respuesta atacó cerca de 70 objetivos en Siria, incluyendo puestos de inteligencia, logísticos, almacenes de armas y bases militares operadas por la Guardia Revolucionaria iraní.

Publicidad

Netanyahu urgió a la comunidad internacional a no permanecer pasiva y cortar los tentáculos del mal iraní que se afianza en Siria y otros lugares.