El ministro del interior italiano, Matteo Salvini, es blanco de críticas por su rechazo a recibir un barco de inmigrantes a quienes llamó “carne humana a bordo”.

Las ONG que operan en el Mediterráneo central para rescatar a inmigrantes «no tocarán suelo italiano», advirtió el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini en relación a un nuevo caso de una organización que rescató a 224 inmigrantes frente a Libia.

Salvini acusó a la ONG Lifeline de no respetar las órdenes de la Guardia Costera italiana y libia, y decidió dejar la embarcación a la deriva.