En su primera medida como presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, firmó un decreto que aumenta el salario mínimo de los trabajadores del país.  

El nuevo monto establecido en 998 reales, es decir unos 257 dólares, supone un incremento del 4,61 % con respecto al año pasado, sin embargo, la cifra es inferior a los 1.006 reales calculados por el Gobierno saliente de Michel Temer en el presupuesto para este año.

Bolsonaro, exmilitar y líder de la extrema derecha en Brasil, juró el martes como nuevo mandatario, tras vencer en las elecciones del pasado octubre a Fernando Haddad con el 55 % de los votos.

En su discurso durante la posesión, el nuevo presidente ratificó su compromiso contra la corrupción y reiteró muchas de sus polémicas promesas electorales de tinte racista, machista y homófoba.