El futuro político del candidato a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, está en riesgo, luego de someterse a una segunda cirugía de emergencia debido a las heridas sufridas por un ataque de arma blanca durante un acto de campaña.

Según su hijo Flavio Bolsonaro, de momento es prácticamente imposible que su padre pueda salir a las calles.

El ultraderechista permanecerá en la Unidad de Cuidados Intensivos sin una fecha tentativa para su salida.

Una situación siembra dudas sobre la capacidad de Bolsonaro para participar en actos de campaña en los 24 días que restan para la para las elecciones del 7 de octubre, donde se perfila como el favorito con un 26 % de la intención de voto.

Sus colabores más cercanos no descantar la posibilidad de sustituirlo temporalmente para que la campaña no pierda fuerza.