El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, visitó la frontera sur de McAllen en Texas, para conocer el estado de las tropas que han sido desplegadas en la zona y cuyo objetivo es impedir la entrada de la caravana de migrantes centroamericanos que avanza hacia territorio estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha solicitado reforzar la seguridad en zonas fronterizas para impedir el ingreso de este gran flujo de personas, motivo por el cual el Pentágono ha desplegado más de 5.000 soldados por la frontera de Texas, California y Arizona.

Por su parte, un grupo de la primera caravana de migrantes llegó a la frontera de Tijuana y San Diego, donde una veintena de ellos treparon el muro que divide ambas naciones con el fin de cumplir su sueños de llegar a Estados Unidos.