Por primera vez en la historia, la Agencia Japonesa de Exploración Aeroespacial JAXA, logró que el robot MINERVA-II, aterrizara sobre la superficie del asteroide Ruygu, con el fin de traer muestras del cuerpo celeste a la tierra.

A través de la captura de imágenes, científicos informaron que este explorador móvil, compuesto por dos diminutos vehículos cilíndricos que se mueven dando pequeños saltos por la superficie del asteroide, se podrá explorar la composición del mismo de manera detallada.

Con este importante avance científico, Japón se consolida como una potencia espacial, ya que es la primera vez en la historia que un país logra poner un vehículo explorador sobre la superficie de un cuerpo celeste.

MINERVA-II aterrizó exitosamente, tras ser lanzado desde la nave espacial Hayabusa 2.