La economía de Japón ingresó en fase de recesión, por primera vez desde 2015, ante un retroceso de 0,9 % entre enero y marzo de este año, en plena pandemia de coronavirus, de acuerdo con datos oficiales.

La tercera mayor economía del mundo ya se había contraído 1,9 % en el cuarto trimestre de 2019, antes del inicio de la pandemia, como resultado del impacto de tifones y un marcado aumento en los impuestos.