Los campesinos que hace diez años fueron obligados a vender el predio que se convirtió en sede de operaciones del paramilitar alias Cadena, creyeron que su pesadilla había llegado al final en noviembre pasado, cuando la Fiscalía ordenó devolverles la tierra. El mismo fiscal les acaba de notificar esta decisión, en la que resuelve devolver la tierra al que había declarado testaferro hace cuatro meses.

10 familias  de campesinos de San Onofre, Sucre están a punto de perder sus tierras  que creyeron haber recuperado de las manos del  jefe pramilitar, Rodrigo Mercado Pelufo, alias  “Cadena”. El abogado Eduardo Santos, dijo que el 9 de  noviembre  de 2007 el fiscal segundo especializado de Sincelejo,  Rodolfo Martínez Mendoza,  ordenó devolver  366 hectáreas  a los campesinos  que las vendieron bajo amenazas de muerte.

Según dijo inicialmente el fiscal, el paramilitar amenazó a campesinos para que le vendieran a menosprecio y firmaran escrituras en favor de testaferros.

Incluso los obligaron a firmar papeles en blanco.  

Sin embargo,  el pasado 11 de  marzo, el mismo fiscal decidió anular  su decisión del  9 de noviembre, es decir devolvió las tierras a quienes antes califico de testaferros.

Los campesinos ahora deben  esperar que un fiscal de extinción de dominio defina  si esas tierras  son suyas  o sigan en manos de testaferros del paramilitar Mercado Pelufo.