Por otro lado, hoy se conoció que las cartas que el presidente de la República ha recibido de dos paramilitares pueden haber sido escritas con la misma letra.

Eso no es todo. Noticias Uno encontró esta carta que estaba lista para ser enviada al secretario jurídico de la Presidencia, escrita en el mismo tipo de letra, cuyo autor está ya identificado. Se trata de Jesús Amado Sarria, el viudo de la tristemente célebre “Monita Retrechera”

Estas son las cartas escritas a mano y dirigidas al presidente Álvaro Uribe, supuestamente por los paramilitares detenidos Francisco Villalba y Libardo Duarte.

En la primera de ellas Francisco Villalba un paramilitar preso, dirigiéndose al presidente Uribe, le pide perdón por haber enlodado su nombre en pasadas declaraciones, y se arrepiente de vincularlo con procesos paramilitares después de haber sido –según la misiva- “tocado por Dios”.

La siguiente esta firmada por Libardo Duarte, otro paramilitar, también la dirige al presidente y en ella asegura que desmentirá a Villalba por haber involucrado al presidente en la masacre del aro, y denuncia un supuesto complot y la entrega de 500 millones de pesos por parte de los senadores Piedad Córdoba y Gustavo Petro y el periodista Daniel Coronell, para ensuciar el nombre del presidente.

Dos cartas más llegan a la escena, una dirigida a una fiscal de derechos humanos y otra al secretario jurídico de presidencia Edmundo del Castillo, que a diferencia de las anteriores no tienen huella ni firma, pero si comparten una letra muy parecida.

En las dos primeras cartas como se puede apreciar, la palabra “Uribe” es prácticamente igual.

Ante la similitud, Noticias Uno consultó al paramilitar Francisco Villalba acerca de la carta.

Sarria se hizo tristemente celebre por ser el marido de la “monita retrechera” en los tiempos del proceso 8000 y hace poco volvió a la cárcel como presunto autor del atentado contra un esmeraldero, pero en los archivos aun se conservan estos recibos de su primer paso por la modelo, llenados por él a mano en 1997, hace 11 años. Aquí la letra “b”, y la letra “i” son casi idénticas a las usadas en las cartas, lo mismo pasa con la letra “p” y con las letras “j” y “s” extractadas de la firma de Sarria y comparadas con una de las cartas, según el experto vienen de la misma persona.

Y según Villalba, él si la firmo pero nunca se entero de su contenido.

Negó además que se hubiera retractado de sus versiones.

Y aseguro que guardo las dos cartas sin firma cuando se dio cuenta del juego de chucho sarria y en esta carta donde si aparece su verdadera letra, totalmente distinta a las anteriores, dice que jamás se va a retractar, se reafirma en su versión y asegura que nadie le ha ofrecido dinero para declarar.

Según el propio Villalba, cuando estaban en La Modelo, Sarria le prometió un trato, hizo firmar las cartas en blanco para lograr un traslado a un mejor patio de la cárcel y beneficios al interior del penal.