En el mundo, hasta el momento, solo se habían descubierto tres jirafas blancas y dos de ellas: madre y su cría fueron asesinadas esta semana por cazadores furtivos.

El atroz hecho ocurrió en una aldea del noreste del condado de Garissa en Kenia, África y sus cadáveres fueron encontrados en un estado esquelético por guardabosques de Ishaqbini Hirola Conservancy.

El gerente de la reserva natural, Mohammed Ahmednoor dijo que las dos jirafas asesinadas fueron vistas por última vez hace más de tres meses.

Foto: AFP

«Este es un día muy triste para la comunidad de Ijara y Kenia en su conjunto. Somos la única comunidad en el mundo que son los custodios de la jirafa blanca», dijo Ahmednoor en un comunicado.

«Su muerte es un golpe a los tremendos pasos tomados por la comunidad para conservar especies raras y únicas y un llamado de atención para un apoyo continuo a los esfuerzos de conservación«, agregó Mohammed.

El Servicio de Vida Silvestre de Kenia aseguró que solo queda una jirafa blanca, un macho y que ya se está investigando el crimen.

Las imágenes de jirafas blancas se extendieron por todo el mundo cuando fueron fotografiadas por primera vez a mediados de 2017.

Según expertos, su aspecto blanco se debe a una condición rara llamada leucismo, que hace que las células de la piel no tengan pigmentación.

De acuerdo con, la Fundación de Vida Silvestre de África, Alrededor del 40% de la población de jirafas ha desaparecido en los últimos 30 años y la caza furtiva de carne y piel continúa.