Los defensores de la presunta tesorera de la banda Los Urabeños aseguran que ella nada tuvo que ver con esta falsa orden. Ella fue recapturada por la Policía en una finca que quedaba a 15 minutos de Pereira y que estaba adecuada con todas las comodidades.