Hace poco, Jack Sweeney se hizo famoso por rastrear en línea el jet privado del multimillonario Elon Musk. Ahora, el joven de Florida tiene como objetivo a los oligarcas rusos.

En su momento, Musk le ofreció a Sweeney 5.000 dólares para eliminar la cuenta de Twitter, sin embargo, el muchacho anunció que creó dos nuevas cuentas @RUOligarchJets y @Putinjet que ya suman más de 300 mil seguidores juntas.

Los perfiles publican los movimientos de los aviones privados y, a su vez, imágenes de sus ubicaciones.

El joven dijo al diario The Wall Street Journal que los usuarios de la red social le habían pedido en múltiples oportunidades que abriera cuentas como las últimas y agregó que las peticiones se aumentaron cuando estalló la invasión de Rusia a Ucrania.

A las sanciones económicas impuestas por varios país del mundo contra Rusia que afectan gravemente la disponibilidad del efectivo, el valor de la divisa, entre otros, los multimillonarios rusos deben ahora también estar pendientes de este joven.

Entre los aviones que ya ha rastreado están los del dueño del Chelsea Football Club, Roman Abramovich, al empresario Alisher Usmanov y a Leonid Mikhelson, el presidente multimillonario del productor de gas ruso Novatek.