El juez que había sido capturado en su propio despacho por presunta venta de boletas de libertad y que está investigado en otros cinco casos, recobró su propia libertad por cuenta de un colega suyo. En cuanto salió volvió al mismo despacho a impartir justicia.

Rafael Uribe Henríquez, es uno de los 4 jueces penales de Barranquilla capturados en 2015 pertenecer a una “organización criminal al interior del Centro de Servicios Judiciales”. La fiscalía dijo que Uribe Heniquez manipulaba las audiencias y dejaba en libertad a quien le pagara por esa decisión fraudulenta.

Entre otros casos, fue famosa la libertad que le concedió al «Turco» Hilsaca, cartagenero de negocios conocido en los medios y procesado por concierto para delinquir y financiación a bandas criminales.

Ahora Uribe Henríquez recobró su posición de juez e imparte justicia como lo haría cualquier otro togado, a pesar de que tiene 7 procesos penales en contra, 4 imputaciones, 2 acusaciones que involucran hechos de corrupción como los que encontró la Fiscalía.

«Hace año y medio que surgió en el Atlántico fue uno de los jueces que la Fiscalía sacó capturado de su propio juzgado», dijo Hugo Carbonó, abogado de las víctimas

Ahora 32 personas se declaran víctimas de él.

«Este juez que estamos inculpando lleva un año y no ha sido juzgado todavía», aseguró Miguel Suárez Ballesteros, víctima de juez.

La historia de este grupo de víctimas comenzó cuando unos hermanos se enteraron de que el juez Uribe les canceló la matrícula de un predio de 6 hectáreas en Sabanilla, Barranquilla, que les heredó su papá.

«Ya tenemos 3 años y medio doctora de que el juez hizo la audiencia a escondidas y nos bloqueó el terreno» indicó Roberto Suárez, otra de las víctimas.

Los Suárez aseguran que el juez Uribe busca favorecer a su contraparte, una familia Blanco de la que es miembro Carlos Mauricio Uribe Blanco, conjuez de la Corte Constitucional por postulación del exmagistrado Jorge Pretelt

«Con un señor Blanco que fue familia de ellos decano de una facultad de la Sergio Arboleda, y con un juez con el magistrado Pretelt que lo nombró conjuez… tenía toda la cadena para quitarnos este y otros terrenos más, una mafia» aseguró Miguel Suárez.

«No se explica la sociedad colombiana y las víctimas cómo este juez que está ya en otro proceso enjuiciado por ese proceso de corrupción, prevaricado y otros delitos por lo cual lo acusaron, siga desempeñando sus funciones» cuestiona el abogado Carbonó.

El juez es acusado de cuadrar fechas y audiencias para que recayeran en despachos ‘amigos’

Pese a que otro juez le imputó a Uribe Henríquez el delito de prevaricato, dándoles la razón a las víctimas, el togado procesado no se presenta a responder ante la justicia, con el argumento de que tiene un principio de oportunidad. Cuando Noticias Uno quiso conocer su posesión, en su despacho informaron que tenía incapacidad médica.

Este grupo de víctimas y otros que han identificado al juez Uribe de ser el culpable de sus desgracias están pensando en demandar al Estado.

 

Le podría interesar: El ciclista Óscar Sevilla fue golpeado por ladrones que le hurtaron su bicicleta