La absolución al exmagistrado Rodrigo Escobar Gil podría ser reversada porque el juez que anunció su absolución recibió esta semana su tercera condena por prevaricato y tendrá que dejar el despacho y al nuevo le corresponderá decidir si mantiene el fallo en ese sentido o lo modifica.

El juez 23 del circuito de conocimiento de Paloquemao en Bogotá Néstor Gilberto Amaya recibió otra condena. Hace una semana la Corte Suprema de Justicia había ordenado prisión domiciliaria de  tres años y ocho meses para él, y ahora la misma alta corte acaba de condenarlo tres años y tres meses más. Ambos casos por sus fallos en contra del erario público.

Publicidad

El juez Amaya disponía el pagó de reliquidaciones de pensiones sin examinar los casos, al punto que ordenó pagarle a siete personas que no probó que fueran docentes, ni que estuvieran jubiladas,  y a 30 más que sus mesadas pensionales ya habían sido reliquidadas por Cajanal.

“Genera profundo desazón que un Juez constitucional ampare un derecho y ordene la reliquidación de una pensión sin haber establecido previamente si el potencial beneficiario tenía el estatus de jubilado”.

Néstor Gilberto Amaya es el juez que declaró inocente al exmagistrado Rodrigo Escobar Gil del delito de tráfico de influencias dentro del caso Pretelt por el que se habrían pedido  500 millones de pesos a cambio de un fallo de tutela.

Lo que llama la atención del caso del exmagistrado Escobar Gil es que el juez Amaya aunque lo declaró inocente tenía programado para el próximo 24 de noviembre la audiencia de lectura del fallo, pero como ya no está en el cargo, el juez que lo reemplace podría echar para atrás la decisión de absolver a Escobar Gil y declararlo culpable.

Los encargados de nombrar al juez que reemplazará a Amaya son los magistrados del Tribunal Superior de Bogotá, consultados por este noticiero dijeron que  este martes ser reunirán con ese fin y que el juez que llegue tiene la facultad de decidir si mantiene la decisión del togado anterior o la cambia.

Noticias UNO