Un juez ordenó al periodista Juan Pablo Barrientos revelar datos sobre una fuente de su libro «Dejad que los niños vengan a mí», una investigación sobre casos de pederastia en la Iglesia católica en el país y cuya venta fue suspendida por otra orden judicial.

Así lo denunció en las últimas horas la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP), que informó que Barrientos fue notificado esta semana de tres acciones de tutela, interpuestos en su contra por dos sacerdotes y un excoordinador de monaguillos «presuntamente responsables de delitos contra la integridad sexual de una de las fuentes del libro».

De acuerdo a esa organización, la decisión «más preocupante» la tomó un juez del municipio de San Rafael, (Antioquia), quien ordenó de «forma transitoria» a la editorial Planeta y al autor «suspender la reproducción, comercialización y venta del libro llamado ‘Dejad que los niños vengan a mí'».

«Dicha decisión fue tomada como medida provisional en un proceso de tutela interpuesto contra Barrientos por el excoordinador de monaguillos del municipio», explicó la Fundación para la Libertad de Prensa.

La FLIP señaló que esa decisión es contraria a «la prohibición de censura previa de los artículos 20 de la Constitución Política y 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos».

Al mismo tiempo recordó que la Corte Constitucional ha manifestado que las autoridades no pueden «establecer medidas de supeditar la divulgación del contenido a su permiso, autorización, examen previo, o al recorte, adaptación o modificación».

Por otra parte, un juez de La Ceja (Antioquia),  y quien tramita otra de las acciones de tutela, decidió darle cuatro horas a Barrientos para que «entregue los datos de una de sus fuentes, señalando que ‘la negativa a entregar la información requerida llevará a imponer las acciones disciplinarias y/o penales a que haya lugar».

En ese aspecto, la Corte Constitucional ha explicado que los periodistas tienen como derecho fundamental la facultad de negarse a entregar la información que obtuvieron durante su trabajo de reportería.

«Dichas demandas de tutela, con las cuales se pretende suspender la publicación y lanzamiento oficial del libro, así como que se revele el nombre de las fuentes, configuran una estrategia de acoso judicial contra la prensa», agregó la FLIP.

Frente a esta situación, Barrientos, lamentó que haya «jueces fungiendo de editores».

«Tres tutelas buscan que ‘Dejad que los niños vengan a mí’ sea retirado de las librerías y que se cancele lanzamiento el Día del Niño, 31 de octubre, en Medellín. Uno de los jueces dictó medidas cautelares y ordenó que el libro sea retirado de inmediato, mientras él lo lee y decide», manifestó el periodista a través de su cuenta en Twitter.

EFE

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el Sistema Informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.

Lea más noticias en el Canal 1